Inicio » Reseña » Proyectos de vida

Proyectos de vida

Proyectos de vida

A un año de entrada en vigencia de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), el Área de Implementación de Servicios y Políticas Públicas-Iniciativas Sanitarias, dio a conocer datos sobre la implementación de la norma.

Las cifras revelan que el 45% de las mujeres que consultaron en el Hospital Pereira Rossell para interrumpir su embarazo, lo hicieron con entre diez y doce semanas de gestación. Al respecto, Mónica Gorgoroso, coordinadora del informe, dijo que se debe lograr que las mujeres lleguen antes a la consulta, ya que entre las diez  y doce semanas, aumentan los riesgos para las mujeres. Cuando el embarazo se interrumpe con anterioridad, la efectividad es del 98% “No es lo mismo interrumpir el embarazo entre las siete u ocho semanas que cuando ya se llevan doce. Cuanto más precoz sea la consulta más posibilidad tiene la mujer de tomar su decisión con el tiempo necesario”, indicó.

Para la especialista, las demoras en la consulta se deben a la escasa difusión de la ley. “Estamos en un proceso en el que, todavía, la información a la ciudadanía no ha llegado en forma universal”, sostuvo. “Si bien la ley se aplica en todos lados, hay zonas en el Interior donde es difícil asegurar la presencia de todo el equipo multidisciplinario. Las mujeres deben trasladarse, coordinar, etc”, agregó.

En tanto, un 52% de las mujeres tenía menos de nueve semanas de gestación. Un 1% excedía el plazo previsto por la ley, y no existe registro del 2% restante.

Consultadas sobre los motivos de la interrupción, el 60% dijo que la razón fue su “proyecto de vida”; el 30% dijo que se trataba de cuestiones económicas; 13% que no tenía pareja; 7% dijo tener muchos hijos; 3.5% adujo razones de salud y 0.27% malformación fetal. Las cifras exceden el 100% dado que algunas mujeres dijeron tener varios motivos para interrumpir su embarazo.

Gorgoroso dijo que el “proyecto de vida” como razón para interrumpir el embarazo, es común a todas las edades y niveles socioeconómicos. “Son tanto las adolescentes como las mujeres de 30 a 40 años. No hemos notado diferencias ni por edad ni por pertenencia a sectores socioeconómicos. Puede ser un proyecto laboral o profesional. Eso es lo más común”, explicó.

Respecto a las edades, el 62% de las mujeres que consultaron tenía entre 20 y 34 años; el 22% entre 15 y 19 años; 14% más de 35 años y un 1% era menor de 15 años. El 1% de las consultas no registró la edad de la mujer.

“Es bueno que la mujer, apenas nota que está embarazada, si tiene dudas de mantenerlo inicie inmediatamente la consulta con los servicios de salud. No es un compromiso abortar, si en el proceso desiste y quiere continuar el embarazo no hay problema. El tema es que empezar antes le dará más garantías”, explicó Gorgoroso.