Inicio » Noticias » Los restaurantes, los bares, las confiterías, las parrilladas y las pizzerías, deberán solicitar un permiso al Instituto del Niño y del Adolescente del Uruguay (INAU)

Los restaurantes, los bares, las confiterías, las parrilladas y las pizzerías, deberán solicitar un permiso al Instituto del Niño y del Adolescente del Uruguay (INAU)

A partir de este año, los restaurantes, los bares, las confiterías, las parrilladas y las pizzerías, deberán solicitar un permiso al Instituto del Niño y del Adolescente del Uruguay (INAU) para el ingreso de adolescentes mayores de 13 años. De acuerdo a la resolución del organismo, los adolescentes podrán permanecer, sin estar acompañados de una persona mayor de edad, entre las 7 y las 24 horas. Alejandra Pacheco, directora de Espectáculos Públicos del organismo, informó que “hay que darle difusión al tema. Estuvimos conversando la idea de poner pautas: qué es lo que tiene que tener un bar para posibilitar el ingreso de adolescentes”. Agregó que se está “estudiando la resolución para compatibilizarla con las otras y para que contemple la realidad de los bares de todo el país, porque es una norma nacional”.

 

Pacheco hizo referencia además a la falta de inspectores de trabajo adolescente, en especial en el interior del país, donde hay actualmente 26 inspectores, y hacen falta, según la jerarca, unos 60 inspectores más, por lo que “no es posible establecer frecuencia semanal o mensual para las visitas inspectivas al Interior del país”.

 

En otro orden, la ONG Gurises Unidos, calificó de “muy extenso” el listado de trabajos peligrosos para los menores de edad elaborado por el Comité de Erradicación del Trabajo Infantil (CETI). “Cuando pongo al adolescente que es cadete en bicicleta de una farmacia en la misma categoría que el recolector clasificador de residuos, lo que estoy haciendo es bajando la fuerza que tiene la categoría de trabajos peligrosos”, explicó Gustavo Salles, director de Gurises Unidos. Salles anunció que la ONG está trabajando en la elaboración de un listado que “permita discernir un poco más claramente y más objetivamente qué actividades podrían estar enmarcadas y poder repensar” la lista elaborada por el CETI. De todas formas, el director de Gurises Unidos reconoció que es “un paso importante tener la lista” de los trabajos peligrosos, pero que es necesario mejorarla.

 

(El País, María Eugenia Lima, págs. B1-B2; 18/04/2010)