Inicio » Noticias » Entrevistado por el Suplemento Qué Pasa, del Diario El País, el sociólogo José Enrique Fernández,

Entrevistado por el Suplemento Qué Pasa, del Diario El País, el sociólogo José Enrique Fernández,

Entrevistado por el Suplemento Qué Pasa, del Diario El País, el sociólogo José Enrique Fernández, quien estudia lo referente a las políticas públicas y el trabajo infantil desde el año 2004, dijo que en esos años no había estudios sobre el tema, y que “gran parte del problema era que no se percibía como tal”. De todas formas, y aún cuando entiende que se ha avanzado en algunos aspectos formales, Fernández asegura que el Trabajo Infantil “sigue siendo algo que se ve como normal”. El especialista recuerda que cuando se comenzó a investigar sobre el tema, “fuimos entendiendo que el trabajo infantil es parte de un problema más grande, que es el de la infancia y la exclusión”, lo que lo lleva a afirmar que “la mayoría de los niños excluidos han pasado por situaciones vinculadas al trabajo infantil”.

 

Fernández sostiene que son niños que “no están en condiciones” de ingresar al sistema educativo, ya que “han perdido la ruta más o menos normal de emancipación”. Investigando el problema pudieron constatar, “ante todo, que el trabajo infantil es un proceso de emancipación precario que corta el proceso”. El trabajo infantil lleva a que niños de 7, 8 o 9 años convivan con adultos “que tienen valores diferentes a los que serían aceptables para su edad”. El sociólogo advierte que entonces “se da un proceso en el que niño cambia y es irreversible”, ya que “ha cortado el proceso normal de todo niño en el sistema educativo”, ya que “está habituado a tener cierta libertad”, y “les cuesta mucho incorporarse a un ambiente cuyas reglas de juego no tienen nada ver con las que conoce”.

 

Consultado sobre por qué no se cumple la ley que prohíbe que los niños y las niñas trabajen, Fernández aseguró que lo que ocurre es que “no hay una reacción social al respecto”. Para erradicarlo, afirma el especialista, “tiene que haber una voluntad muy clara del Estado de hacer cumplir la ley”, así como de la sociedad toda. “La gente hoy no rechaza algo que va a comprar si el que lo vende es un niño”, sostiene Fernández.

 

(El País, Suplemento Qué Pasa, Paula Barquet, pág. 11; 07/08/2010).