Inicio » Reseña » El autismo en el ámbito educativo

El autismo en el ámbito educativo

El autismo en el ámbito educativo

En el marco de la Semana de la Discapacidad, que se desarrolló entre el 3 y el 9 de diciembre, la Asociación Civil Centro de Día, que preside la Federación Autismo Uruguay (FAU), destacó el acuerdo alcanzado con el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (Codicen-ANEP), para la “creación de un grupo de trabajo para el tema autismo, cometidos e integración”.

Raquel González Barnech, presidenta de Centro de Día, explicó que el proceso comenzó en junio del año pasado, con la fundación de la FAU, lo que permitió que las distintas organizaciones que trabajan para mejorar la calidad de vida de las personas con autismo pudieran realizar sus tareas de manera coordinada. Luego, en el mes de noviembre, se le envió una carta al presidente de la República, José Mujica, con una propuesta para incluir en la educación pública, a “personas con diversidad funcional (discapacidad) priorizando, entre otras, el autismo, TEA (Trastornos de Espectro Autista) y TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo)”. El pedido no se limitaba a garantizar la educación gratuita para niños, niñas y adolescentes con discapacidades, sino que se propuso la conformación de un equipo idóneo para abordar el tema. Fue así que la FAU ofreció “la participación activa de integrantes calificados (por sus estudios y experiencia)”, para generar un “ámbito de reflexión y la búsqueda de estrategias que incluya la educación de las personas con diversidad funcional en los ambientes comunes, en los diferentes niveles, y en las diversas modalidades del sistema educativo”.

El equipo estará integrado por dos representantes de la FAU, inspectores de Educación Especial del Consejo de Educación Inicial y Primaria y la dirección de los liceos 32 y IAVA, que cuentan entre su alumnado con personas con discapacidad auditiva. El Departamento de Psiquiatría Infantil del Hospital Pereira Rossell también estará representado. El grupo comenzará sus trabajos en el 2013.

González Barnech saludó la decisión del Codicen, ya que la educación es fundamental para que las personas desarrollen su potencialidad y logren autonomía, y en el caso de las personas con autismo, para que incorporen “el aprendizaje de los hábitos que hacen a la vida cotidiana para ser autónomos, para tener una relación con los demás, la educación es esencial”.